Bélgica : Disfrutando la cerveza de una en una

Bélgica : Disfrutando la cerveza de una en una

Photos © OPT JPremy 

¡Salud! ¡Brindemos por Bélgica, el país de Stella ArtoisTM!

Es evidente que, en Bélgica, la cerveza es mucho más que una bebida espumosa – es parte de la cultura. Existen más de 450 variedades distintas y muchos belgas tienen tarros personalizados que usan exclusivamente para la cerveza. La forma de cada tarro o vaso aumenta el sabor de la cerveza para la cual fue diseñado. Esta tradición parece emular las pretensiones de un sommelier: los belgas se toman la cerveza muy en serio, y con razón. El país tiene una reputación sin par, y que permanece desde la edad media,  si de crear cervezas de especialidad se trata. Los conocedores prefieren las cervezas belgas por su variedad, sabor y cuerpo.

Existen casi tantos tipos de cervezas como cerveceras en Bélgica. Es imposible quedar decepcionado cuando se puede escoger entre geuze, clara, oscura, lambic, blanca, chocolate y cereza. La cerveza Lámbica, que tanta fama da a Bélgica, se crea con un estilo antiquísimo de preparación de cerveza que se basa en fermentación espontánea para producir una bebida seca pero naturalmente efervescente que mejora entre más tiempo se deje embotellada – casi como el vino.

Además, en Bélgica residen seis de las siete cerveceras cistercienses que aún sobreviven en Europa: Chimay, Orval, Rochefort, Westmalle, Westyleteren y Achel. Los monjes producen estas Ales, oscuras y con cuerpo, basándose en métodos que se siguen desde hace cientos de años. Por ley, el nombre “cisterciense” sólo puede ser usado para la cerveza producida dentro de estas abadías. Los visitantes pueden recorrer estos lugares llenos de historia solos o, si lo desean, como parte de un grupo, y probar estas cervezas legendarias. Visite www.visitbelgium.com si necesita una lista completa de las cervecerías y visitas guiadas.

A fin de conmemorar la tradición cervecera del país, diversas ciudades belgas como Bruselas, Liege, Namur y Tournai, así como algunos pueblos más pequeños, celebran varios festivales. Estos eventos le dan la oportunidad, tanto a los habitantes como a los visitantes, de reunirse y compartir una pinta de su cerveza favorita mientras intercambian historias. Cada primavera, el festival de la cerveza de Lustin, un pueblo en la región sureña (y francófona) de Bélgica, ofrece más de 850 variedades distintas de cerveza, así como un mercado de pulgas con tarros, vasos, botellas, viejos anuncios y otros artículos para coleccionistas. La capital, Bruselas, tiene su propio festival en septiembre. Cervecerías de todos los tipos y tamaños se presentan con su mejor selección en el Grand Place. La entrada es gratis y la atmósfera siempre es movida y muy animada. Para una lista completa de eventos, cheque la sección de Beer Lovers en www.visitbelgium.com

Es fácil ver qué tan intrínsecamente ligada se encuentra la cerveza con la cultura belga. ¿Qué otro país tiene un recorrido por la campiña llamada la ruta de la cerveza? Después de un día de ir de castillo en castillo, los visitantes pueden hacer una pausa en alguno de los cafés para disfrutar un poco de chocolate con su cerveza, y dejar que sus penas se derritan con éste. Ya sea que esté visitando una cervecería, o sentado en un café o en un festival, nunca olvidará el momento en el que descubrió su cerveza favorita.  

www.VisitBelgium.com